Mitocondriacos.

65 años de la estructura del ADN.

Escrito por mitocondriacos 25-04-2018 en ADN. Comentarios (0)

¡Bienvenid@ y gracias de nuevo por entrar!

Empezamos con un mix de ciencia y sexismo:

He esperado a este día para hacer una nueva entrada porque hoy es un día importante para la ciencia en general y para la genética en particular y me apetecía empezar por aquí. ¿Por qué? Porque tal día como hoy hace 65 años se publicaba en la revista Nature (una de las revistas más relevantes en el mundo de la ciencia) el artículo “Una estructura para el Ácido Desoxirribonucleico”. de la mano de Watson, Crick y Wilkins.

Pretendo que esta entrada sea un homenaje a su descubrimiento, pero también un pequeño grito a la desigualdad. Me explico:

Estos tres grandes científicos no trabajaron solos. Otros dos grandes que participaron fueron Pauling (que ya trabajaba en ello) y Rosalind Franklin, pues ambos junto con Wilkins, consiguieron obtener imágenes de rayos X de la molécula, abriendo el paso a semejante hallazgo. Sin embargo, Wilkins fue quien se la enseñó a Watson sin que Franklin lo supiera. Una perrería en mi opinión. El reconocimiento se lo llevaron todos menos una persona, ¿adivináis quién? Efectivamente, Rosalind Franklin fue la gran olvidada. Watson, Crick y Wilkins obtuvieron Premio Nobel de Medicina en 1962, Pauling obtuvo un pequeño reconocimiento y Franklin como si no existiera. ¿Qué por qué no tuvo ella también un, aunque sea, pequeño reconocimiento? Sacad vuestras propias conclusiones, yo lo tengo claro.

Una famosa foto de Watson y Crick.

Hoy en día la estructura del ADN se conoce casi al dedillo, pero no fue hasta 1953, como ya he comentado, cuando esa estructura se dio a conocer. Esta estructura se compone de dos cadenas que se enrollan en forma de doble hélice en sentido dextrógiro (hacia la derecha). Estas cadenas son antiparalelas (cada una va en un sentido) y complementarias. Cada cadena está formada por nucleótidos, unas moléculas que, dejando atrás su estructura química, están a su vez formadas por bases nitrogenadas, que pueden ser de cuatro tipos y se llaman Citosina (C), Guanina (G), Adenina (A) y Timina (T). Así, cada cadena se une, se complementan, porque se forman unos enlaces entre bases complementarias, uniéndose timina con adenina y guanina con citosina (en el ARN, la prima hermana del ADN, se une de manera muy parecida, otro día hablamos de eso). La composición se conocía (Pauling trabajaba en ello), pero no se sabía como se organizaba ni se sabía que se contaba con el mismo número de timinas y de adeninas, y de guaninas y citosinas.

hqdefault.jpg

Sólo con esas cuatro letras, con cuatro moléculas químicas, se compone todo de lo que tú estás hecho. Todo lo que tú eres depende de esas cuatro letras. Citosina. Timina. Adenina. Guanina. Los 30.000 genes que tienes tú, que tiene tu hermano, tu prima, tu madre, tu hijo. Sólo cuatro letras. De ahí parte todo, de ahí surge (casi) todo el mundo vivo que conoces (algunos organismos vivos tienen ARN en vez de ADN). A mí me parece alucinante.

Así es como se enfrentan las bases nitrogenadas de forma muy esquemática:

O sea, si en una cadena tenemos una secuencia ATTCG (adenina, timina, timina, citosina, guanina), la secuencia de la cadena complementaria sería TAAGC (timina, adenina, adenina, guanosina, citosina).

Este hallazgo fue considerado como el más importante dentro de la biología, y no es para menos, ya que sigue siendo el modelo que se utiliza hoy en día y el que ha permitido el avance de la biología molecular y la genética, dando paso al avance en otras muchas disciplinas. Tanto es así, que en 2016 se consiguió secuenciar el genoma (el conjunto de genes contenidos en los cromosomas de un organismo).


¿Qué fue aquello que aportó Rosalind Franklin y que Wilkins le quitó? Se llama la Fotografía 51 y es esta:


La obtuvo por difracción de rayos X en 1952 y los propias Crick y Watson reconocieron que los datos que Rosalind obtuvo fueron clave para conformar el modelo que ellos publicaron y, además, Watson dijo que ella debió ser galardonada con el Premio Nobel de Química junto con Wilkins. Rosalind murió en 1958, a la edad de 37 años, por un cáncer de ovario.

Evidentemente, en torno a este gran hallazgo hay una gran nube de sexismo y discriminación que sufrió Franklin (y seguramente otras muchas científicas de la época). Informándome sobre esto, he encontrado que, en las memorias de Watson, publicadas 19 años después de la muerte de Franklin, llamada La doble hélice, Pauling escribió una carta donde ponía “se supone que Wilkins está haciendo su trabajo. La señorita Franklin es tonta, evidentemente” y Crick reconoce después “me temo que tendríamos a adoptar, digamos, una actitud condescendiente con ella”. En fin, en mi opinión, eso deja bastante que desear.

 

Rosalind Franklin. La heroína olvidada del ADN.

Dejando eso a un lado y otras muchas cosas que podrían dejar en evidencia al señor Watson independientemente de ser un grandísimo científico, el descubrimiento que alcanzaron entre TODOS es digno de ser conocido y celebrado en su 65 aniversario. Sin embargo, a mi me gustaría reconocer modestamente el trabajo de esta gran científica, que sin duda, nos abrió los ojos hacia el mundo que conocemos hoy, resaltando una serie de hechos que contribuyeron a su reconocimiento póstumo.

Rosalind Franklin.

-  En 1993, el King’s College de Londres renombró la Residencia Orchard como Rosalind Franklin Hall en su campus de Hampstead y colocó una placa en su muro exterior, con la inscripción “R. E. Franklin, R. G. Gosling, A. R. Stokes, M. H. F. Wilkins, H. R. Wilson King’s College London/Estudios de ADN con difracción de rayos X 1953”.
-  En 1997, un asteroide recibió el nombre de (9241) Rosfranklin.
-  En 2001, el Instituto Nacional de Cáncer estadounidense creó el Premio Rosalind E. Franklind para mujeres en investigación del cáncer.
-  En 2003, la Real Sociedad de Londres creó el Premio Rosalind Franklin, para contribuciones sobresalientes en cualquier área de ciencias naturales, ingeniería o tecnología.
- En  2006, se fundó en Nueva York la Sociedad Rosalind Franklin, la cual tiene como propósito reconocer, fomentar e impulsar las contribuciones de mujeres importantes en las ciencias de la vida y disciplinas afiliadas.
- En 2007, la Universidad de Groningen, apoyada por la Unión Europea, lanzó el programa de becas Rosalind Franklin para alentar a investigadoras a convertirse en profesoras universitarias de tiempo completo.
- En 2013, Google honró a Rosalind Franklin con un doodle en el que se le puede apreciar observando la estructura de doble hélice del ADN frente a la Fotografía 51.
- En 2014, el Premio BIO Rosalind Frankin fue establecido por la Organización de la Industria Biotecnológica, en colaboración con la Sociedad Rosalind Franklin, para mujeres sobresalientes en el campo de la biotecnología industrial y bioprocesos.


En definitiva, ¡gracias Watson, Crick, Wilkins, Pauling y Rosalind por tanto!


El apretón de manos.

Escrito por mitocondriacos 28-03-2018 en Presentación. Comentarios (0)

¡Bienvenido mitocondriac@! 

La verdad es que es un poco raro ponerse a escribir aquí. Te quedas un rato con los dedos paseándose por las teclas del ordenador como si así fueran a arrancar ellos solos, pero no. Así que allá vamos.

Lo primero de todo, GRACIAS por entrar y por dedicar tu tiempo en leer este post.

¿Quién soy?

Puede que me conozcas (y por eso quieras leerme) o que no. Quizás me conoces un poco. En cualquier caso me llamo Marta, tengo veinticuatro años y soy de Cartagena. Soy graduada en bioquímica y no me gusta decir que soy bioquímica, no creo serlo porque desgraciadamente no ejerzo mi profesión por ahora, pero sigo formándome. Actualmente estudio un máster de bioderecho, con el objetivo de seguir haciéndolo en reproducción de mamíferos y genética.  Mi verdadera pasión es la genética, me parece la más bonita de las ciencias y me parece alucinante como es capaz de gestionar todo el mundo vivo que nos rodea, pero ya hablaremos de eso.

¿Cómo surgió esta idea?

La idea del blog empezó gracias a un profesor que tuve en la universidad, José Manuel López Nicolás, que en la asignatura de bioinformática nos mandó hacer un blog y añadir algún post sobre divulgación científica. Su blog https://scientiablog.com/ es uno de lo más reconocidos en nuestro país y os recomiendo que le echéis un ojo porque es genial. Yo desde luego que no pretendo llegar a ese nivel, ni creo que pudiera. Mi intención es otra. Hace dos años me rondó por la cabeza crear el blog, pedí opiniones y la verdad que mucha gente me contagió su entusiasmo, pero lo fui dejando pasar hasta hace unas semanas, cuando justo facebook me recordó ese entusiasmo de la gente que me rodea y...aquí estoy.

¿Qué pretendo hacer?

En el máster de bioderecho me mandan muchos trabajos y en todos intento dar un punto de vista lo más científico posible. En todos ellos, termino dando mi opinión sobre el tema que trato y siempre recalco la importancia de la ciencia en nuestra sociedad y la responsabilidad que todos y cada uno de nosotros tenemos con ella. La ciencia nos sirve, todas y cada una de sus disciplinas y nosotros la maltratamos. Dejando a un lado el tema político, en el que puede que algún día entre, quiero centrarme en la responsabilidad individual de cada uno de nosotros. Creo que a no ser que tengas formación científica del tipo que sea, pensar en la ciencia en general lleva a una visión de una complejidad puede que exagerada a ciertos niveles. Sí, si entras en esos temas puede que te vuelvas loco con tecnicismos, pero merece la pena, te lo aseguro. Yo no soy científica (ojalá) y mucho menos escritora. Soy una persona que estuvo cinco años en la universidad aprendiendo todo lo que pudo sobre la carrera que escogió. Me encanta la bioquímica, la biología, amo la genética y creo que mi deber es transmitir ese amor por la ciencia a los demás. No solo porque sea algo necesario a nivel social, si no porque creo que cada profesional debe transmitirlo así.

Quiero contar en general cosas muy básicas y para ello intentaré ser lo más clara posible, no liarme con palabrejas, no extenderme demasiado, hablar de temas que puedan interesar (se aceptan recomendaciones), para que tú que me lees y no estás familiarizado con el tema, aprendas algo nuevo, o para que tú, que sabes siete veces más que yo, me comentes, me corrijas si así lo consideras o me enseñes algo nuevo. Eso es lo que quiero, que todos aprendamos con cada tímido post que publique.

¿Por qué este nombre?

En principio se iba a llamar "mi momento curioso del día", porque es importante parar un momento al día y aprender algo nuevo, algo que te has preguntado y que no sabías la respuesta. Cuando vivía y estudiaba en Murcia, me reunía con mis dos compañeras y amigas en el salón y de pronto decía "es mi momento curioso del día" y me ponía a buscar algo que me había estado rondando la cabeza. Muchas veces eran cosas tontas o que no tenían que ver con la ciencia en sí, pero como me solía decir Marcos Egea, quien me enseñó mucho en su laboratorio del IBV, "no hay preguntas tontas". 

Sin embargo, una persona a la que quiero mucho, sabiendo que llevo siglos queriendo disfrazarme de mitocondria en carnaval y que me gustan mucho, me recomendó este nombre y lógicamente el frikismo me llevó a decantarme por él.

Y por hoy, poco más. Quiero recordar que esto es a modo personal, que no soy catedrática de nada, ni sabia de nada, que he creado este blog como una vía de aprendizaje propio (porque yo también recuerdo cosas escribiendo o buscando información) y general (porque el saber no ocupa lugar). Espero que no me deis muchos palos leyéndome, que toda crítica constructiva que aportéis será más que bien recibida, es más, os pido que me comentéis con vuestras impresiones, consejos, críticas, dudas o cualquier cosa que os apetezca comentar.

Ojala consiga transmitiros ese amor, esas ganas de saber. Nos vemos pronto.